Anclar el mundo

Anclamos el mundo, primeramente haciéndolo en una compleja red de relaciones interdependientes y sentimientos con y hacia los demás. Este es un primer gran principio para repensar la educación, y para extraer consecuencias sobre la funcionalidad de las escuelas, si es que la siguen teniendo.

Gimeno (2002)