El Registro de Validez Oficial de Estudios y la Educación Oficial

Desde una perspectiva amplia, compleja e integral la educación no requiere una “validación oficial” en tanto que el aprender el mundo es un asunto de desarrollo personal,  sin embargo, contexualizando y para los fines a que haya lugar, específicamente hablando de la Educación Formal, en México el Registro de Validez Oficial de Estudios o RVOE es “el acto de la autoridad educativa en virtud del cual se determina incorporar un plan y programas de estudio que un particular imparte, o pretende impartir, al sistema educativo nacional” de acuerdo a lo establecido por la Secretaría de Educación Pública en este país.

Resulta este tema un asunto muy interesante, con varias aristas y que puede ser tratado con diversas perspectivas, las concernientes al desarrollo personal por sobre la documentación, a la intencionalidad de no requerir la validación oficial, la referente a la certificación de profesionistas, entre otros. Lo cierto es que, sin RVOE, el egresado no puede tener un título o cédula profesional, documento necesario para varios ejercicios profesionales en el contexto actual.

Sirva esto como inicio de la discusión y sea uno de varios textos al respecto.

RVOE, Registro de Validez Oficial de Estudios

La página de la SEP con más información sobre qué es y cómo funciona el RVOE:

Preguntas frecuentes sobre el Registro de Validez Oficial de Estudios, RVOE

Consultar las Universidades con RVOE en alguna Entidad Federativa o Municipio en específico:

¿Esta escuela tiene Registro de Validez Oficial de Estudios, RVOE?

Las escuelas del futuro

¿Qué características debería tener “la escuela del futuro”? Esta es una pregunta que circula continuamente en las discusiones sobre educación y que ciertamente tampoco es nueva. Casi por naturaleza es posible encontrar que la perspectiva de la educación es regularmente vista a futuro, se educan niñas y niños para un futuro posible a pesar de lo incierto que pueda parecer éste.

Creative Commons License photo credit: FranciscoBeriao

Redes es uno de los pocos programas de televisión española que vale la pena no perderse, de hecho vale mucho la pena verlo; de la mano de Eduard Punset abordan varios temas sobre ciencia, tecnología y educación en una perspectiva que a mi parecer puede resultar interesante o al menos provocadora.

Comparto con ustedes una charla con Richard Gerver a propósito de las “escuelas del mañana” que resulta tan provocadora como pertinente en cuanto las necesidades, preocupaciones e intenciones de quienes participamos en ellas.La premisa inicial de Gerver es que “las niñas y niños de ahora son diferentes a los de antes”, lo cual podría parecer bastante obvio y natural para muchos sin embargo puntualiza en la causa de ello; Gerver apunta a que las niñas y niños son diferentes debido a que los medios con los que cuentan son mayores, las comunidades de aprendizaje se han redimensionado y han permitido saltar la barrera de las experiencias limitadas que ofrece un modelo de escuela pensado hace al menos dos siglos.

“Ocurre que las niñas y niños aprenden más por sí mismos en las redes sociales que en el aula” resulta una afirmación fuerte y relevante, sobre todo en el contexto de la reflexión del papel que juegan los docentes al respecto de éstas y la consideración de que muchas de ellas y ellos no tienen un manejo siquiera inicial de éstas.

La preocupación que ha resultado incisiva en la discusión respecto de la incorporación de las TIC en el proceso de enseñanza-aprendizaje ha sido sobre la llamada “brecha digital” que naturalmente resulta abismal en tanto posibilita enormemente a unos y a otros les mantiene al margen de este proceso, esta brecha naturalmente se presenta ante nosotros como una necesidad de acción preponderantemente relevante y hace que la discusión sobre la inclusión de TIC no sea simplemente accesoria.

Resulta necesario recuperar de esta charla un par de premisas importantes, Punset propone una afirmación muy simple y a la vez interesante: “la felicidad se encuentra en la sala de espera de la felicidad”, a esta afirmación resulta análoga la propuesta por Gerver: “en la educación no es tan importante la meta del viaje sino lo que se hace durante el recorrido” puesto que conduce precisamente a una de los puntos importantes del discurso de Richard Gerver; en las escuelas se ha perdido el interés por buscar una respuesta por la misma obsesión que se tiene por la respuesta, ya no hay pasión en la escuela. Sobre este último punto resulta también relevante apuntar la necesidad de “llamado vocacional” por parte de quienes participan en el espacio escolar.

Como puede esperarse esta discusión es sumamente compleja, interesante y que tendría acotaciones importantes por hacer, sin embargo resulta también gratamente provocadora.

La educación homogénea.

Para empezar resulta importante puntualizar claramente que existe una diferencia conceptual fuerte entre Escuela y Educación, y es que aunque pareciese una afirmación de suma obviedad no lo es tanto, sobre todo en los círculos de la educación formal, esta última es solo una de las formas que puede tomar la educación.

La educación formal es la que ocurre precisamente en las Escuelas, que corresponde al currículum dispuesto por el Estado y cuyas intenciones responden precisamente a éste resulta grave, y sobre ello existen ya muchas reflexiones, una intención de obtener resultados homogéneos y prueba de ello son precisamente las poco recientes pruebas estandarizadas. A propósito de ello lo siguiente:

La idea de educación organizada a través de los intereses de una sociedad y de un gobierno, dominante, nos permite reconocer que es en ella donde se articula la economía y la política. La política crea y fortalece un estado bajo la concepción de una misma cultura, una misma lengua, una misma historia y un mismo territorio. Y la educación se encarga de esta tarea, homogenizar, aún cuando en su práctica y resultados sea etnocida.

HERNANDEZ, Gabriel Franco, “Educación interculturalidad y sociedad oaxaqueña”, Humanidades, revista del instituto de investigaciones en humanidades Ed. UABJO, No.1-2 , México, Mayo, 2004. 99-117p 102- 103p